martes, 4 de octubre de 2016

¿Que estás pensando? Facebook versus Realidad


Para nadie es novedad la crisis de soledad que los seres humanos viven hoy. Muy probablemente el siglo XXI será reconocido como el siglo de las comunicaciones, pero también será identificado como el siglo donde el hombre no se comunica con sus pares y donde la tecnología irrumpe sin preguntar en la vida de cada uno.

En este contexto aparecen las redes sociales. Redes que vinculan la realidad personal con la de otros y que finalmente nos desvinculan entre si disfrazando la realidad comunicacional entre nosotros con preguntas como "¿Que estás pensando?" 

No es raro encontrarnos con verdaderos diarios de vidas, con importantes comunicados de instituciones y con verdaderos desahogos de personas que precisan de alguien a quien tocar. 

Es curioso como algunos dan importancia al "¿que estas pensando?" de otros que incluso atribuyen mensajes que no son para ellos como para si y que, incluso dan intención y tonalidad al texto escrito. Facebook se ha transformado en su compañero y amigo que los desvincula con la realidad.

Hace unos días, en una reunión de amigos, me encontré comentando una de mis publicaciones. Alguien se había sentido ofendido debido a que se había atribuido esas palabras para si. Ahí pude percibir lo que era Facebook para algunos: Un pedido de auxilio para quienes que sienten su soledad y que en esa búsqueda de amigos cualquier palabra los puede alentar, hacer sentir amados, pero también ofender.

El contexto es social, cultural y antropologicamente más profundo, Es difícil plasmar en pocas líneas como responde una red social como facebook a la realidad de soledad de las personas que participamos en ella. Me quedo con lo que nos dijo un niño en esa reunión: Facebook es solo un juego. 

Ahora bien, solo depende de cada uno de nosotros que ese juego no se transforme en peligroso y que desde las perspectiva de generar redes, las sociales nos permitan establecer vínculos reales de amistad que perduren con profundidad por el tiempo. Que permitan preocuparnos por un otro que no solo es una pantalla llena de noticias, si no que es una persona que precisa de encontrarse y encontrarte. 

Agradezco que me hayas leído, saludos.

Origen del nombre de los días de la semana

1. ORIGEN La  etimología de los días de la semana  en español tiene su origen en la  Antigua Roma . En aquella época, alrededor d...